Dr. Ara junto al cadáver momificado de Evita (1954)

Un 26 de julio de 1952 fallecía uno de los personajes más influyentes de la historia de Argentina, Eva Duarte de Perón. Con motivo del sesenta aniversario de su muerte, en Argentina se están celebrando infinidad de actos en su honor.

Seguramente te estarás preguntando qué relación tiene Eva Perón con Madrid y por qué aparece en este blog, pues tiene una relación un tanto siniestra y misteriosa con nuestra ciudad, no por el tiempo que estuvo ella en España, no más de 18 días en los que sacó de quicio a Carmen Polo, esposa del dictador Franco, con sus continuos comentarios relacionados con las clases obreras. Lo sorprendentemente,  es que el cadáver momificado de Eva Perón estuvo durante tres años en una residencia de Puerta de Hierro.

En 1955, tres años después de fallecer víctima de un cáncer, el cuerpo de Eva Perón fue secuestrado, desde aquel día el cadáver realizó un periplo clandestino que le trajo a Europa, concretamente a Milán, allí reposaron los restos mortales de Evita durante 15 años.

En 1971, por orden del dictador argentino, el general Lanusse, el cuerpo de Evita fue desenterrado de su tumba de Milán y enviado en una furgoneta fúnebre a Madrid, concretamente a la residencia de Perón que tenía en Puerta de Hierro, donde vivía exiliado con su tercera esposa. El tres de septiembre de 1971 el cuerpo de Evita fue entregado a Perón pero, el cadáver momificado no estaba intacto, como era de esperar. Le faltaba un dedo, tenía la nariz destrozada, posiblemente por un fuerte golpe, también tenía diversos cortes en el cuerpo, uno de ellos en la mejilla derecha y, lo más sorprendente, la planta de sus pies manchadas por una sustancia negra parecida a la brea.

El penoso estado del cuerpo momificado sirvió de excusa para que el propio Perón hiciese correr el rumor de que el cadáver de Evita había sido brutalmente profanado. Nunca se supo lo que provocó esos daños en el cuerpo momificado, pero el misterio no acaba aquí. La tercera esposa de Perón, Isabel, apodada como “La Heredera”, mantuvo una extraña relación con el hombre de confianza de su esposo, José López Rega, un misterioso y siniestro personaje apodado “el Brujo” que tenía una poderosa influencia sobre Isabel. Se dice que este argentino era muy aficionado al ocultismo y que realizó numerosas sesiones esotéricas con Isabel y el cadáver de Evita con el fin de trasmitir el carisma de la difunta a la que en el futuro sería la primera dama de Argentina. Me pregunto cómo serían esas sesiones y qué ritos harían...

Tres años después, el cadáver de Evita volvió a Argentina, no sin problemas, hasta que en 1976 fue definitivamente entregado a la familia Duarte. Actualmente los restos mortales de Eva Perón descansan en el cementerio de La Recoleta, en la ciudad de Buenos Aires.

Más información en "Evita, la tumba inquieta" un interesantísimo documental de Canal + que puedes ver aquí.


Foto: Wikipedia

2 comentarios

  1. Antón Pérez // 26 de julio de 2012, 22:50  

    Madre mía, macho, ¡encuentras cada cosa...! Y el caso es que al ver eso de la pérdida de dedos, la nariz rota etc etc... más que en extrañas profanaciones me han venido a la cabeza imágenes de unos hipotéticos Manolo y Benito a los que se les cae el cuerpo rodando por las escaleras...

  2. Ramón J. // 27 de julio de 2012, 11:41  

    Antón!!! no recuerdes esa serie a ver si con los recortes nos la van a poner por enésima vez en la tv!!!!

    Un abrazo y espero que lo pasases bien el día de Santiago ;)